Thursday, October 15, 2009

Fanatismo

Navegando por internet me tope con un tema que llamo mi atencion... la verdad que nunca llegue al extremo de sentir tanto fanatismo, quizas sentirme fanatica por amor... a ver que les parece esto....
por Mª José Hernando. Licenciada en Psicología

La bárbara demostración que todos pudimos presenciar por televisión el día 11 de septiembre ha hecho que en estos días más que nunca hayamos escuchado hablar del fanatismo. Pero muy pocas personas se han molestado en explicar qué es el fanatismo y por qué se produce, qué puede hacer que un ser humano utilice como arma un avión lleno de gente y lo estrelle contra un edificio con miles de personas dentro.

En realidad el fanatismo es un concepto que suele llevar apellido. Hablamos de fanatismo religioso, fanatismo racial, fanatismo político, etc. Y normalmente identificamos el fanatismo con manifestaciones de violencia. Pero eso no siempre es así: fanatismo es también la causa de los gritos y lloros de los adolescentes en presencia de sus ídolos musicales.

El fanatismo es, básicamente, un ahorro de energía psicológica. Para entenderlo pensemos en los registros, en las sensaciones que producen las dudas. Una persona que experimenta dudas en una situación determinada se encuentra en la necesidad de realizar una elaboración compleja: ha de buscar las distintas posibilidades, estudiarlas, sopesarlas, calcular los factores que pueden intervenir, mirar el problema desde distintos puntos de vista, calcular las posibilidades de éxito/fracaso... Durante ese proceso el psiquismo trabaja mucho, se experimenta una sensación de inseguridad, las acciones son más lentas y la incertidumbre produce cierto temor (al fracaso, al error, a las consecuencias, etc). Da igual de qué duda estemos hablando: ¿existe dios?, ¿vamos al cine?, ¿estudio derecho?, ¿me caso con esa persona?. Como es lógico, a mayor trascendencia de la duda mayor es la tensión que se produce y más fuertes son las sensaciones de incertidumbre, inseguridad, lentitud de las acciones y temor.

El fanatismo ahorra todo esto. Propone al psiquismo una solución rápida, contundente, eficaz. El fanatismo elimina la incertidumbre al 100%. Como consecuencia produce un registro de unidad, de coherencia personal que refuerza el mecanismo: el fanático se siente seguro y su seguridad refuerza el fanatismo. Su certeza le libera del temor (al error, a las consecuencias, al fracaso...) y esa liberación refuerza su fanatismo. El fanatismo le ayuda a integrarse en un grupo con el que se identifica y que le acoge con entusiasmo: esa integración también refuerza el fanatismo. Todas estas sensaciones facilitan sus acciones y sus acciones también refuerzan su fanatismo. En síntesis, desde un punto de vista psicológico el fanatismo supone un gran ahorro de energía que impulsa a la persona.

¿Entonces por qué no somos todos fanáticos?

Probablemente en una gran mayoría de los sensatos ciudadanos occidentales existe un cierto grado de fanatismo. De hecho, podemos reconocer fanáticos de equipos de fútbol y de otros personajes públicos; fanáticos religiosos capaces de flagelarse el cuerpo, fanáticos políticos, fanáticos de ciertos alimentos, etc, etc.

Lo que nos sorprende es lo que el fanatismo puede llegar a producir, sobre todo cuando se traspasa el límite de la vida misma. Pero en realidad, si pensamos bien veremos que nuestra cultura occidental también ensalza ese tipo de fanatismo ya desde la escuela: héroes que dieron su vida por su país, mártires que dieron su vida por su dios, conquistadores que extendieron su fe salvadora por el mundo... Incluso nos hemos habituado a escuchar a deportistas que lo dan todo, a entrenadores que exigen luchar a muerte por la victoria, a seguidores a muerte de sus colores... De hecho, en occidente se admira a quien da su vida por un ideal, siempre que el ideal sea políticamente correcto.

Pero el fanatismo esconde unos terribles efectos secundarios: limita la libertad, empobrece el psiquismo, incomunica, limita la autocrítica y el afán de superación, reduce la riqueza de matices de la vida y en muchos casos desemboca en la negación de la dignidad humana de los otros.
¡Que se lo pregunten a los ciudadanos neoyorkinos!.

Mª José HernándoLicenciada en Psicología clínica y escolar

18 comments:

isaac said...

Mi querida...

Es que aveces, es tan dificil ser libre y asumir la libertad...y entonces es más fácil ser fanático de cualquier cosa, para no tener que ser libres, para que otros u otro nos diga lo que es correcto y lo que no...

Bendiciones y Amor

Isaac

Aire said...

Gracias

Marvision said...

Ser fanático de algo terrenal…no me gusta, ni religión, ni ídolos, ni políticas, solo soy fanática de lo que siente mi corazón. De lo que habla por dentro. De lo que me dice “todo va bien, sigue así,” solo me fio de lo que dicta mi corazón. Ahora no tengo tiempo peor luego verá si puedo decirte algo más…
Un besito, marvision.

marvision said...

hola, marvision

Anonymous said...

Hola Aire:

Me gusto el artuculo pero sobretodo el comentario de Isaac, cuanta razon tiene!!!
besitos

OPALO

Anonymous said...

Hola Aire:

Me gusto el artuculo pero sobretodo el comentario de Isaac, cuanta razon tiene!!!
besitos

OPALO (no se que pasa que no me acepta como Blogger)

Anonymous said...

Hola Aire:

Me gusto el articulo pero sobretodo el comentario de Isaac, cuanta razon tiene!!!
besitos

OPALO (no se que pasa que no me acepta como Blogger)

Aire said...

Ay chicos... ahora si me dio rabia... parece que todos tienen problemas desde que cambie la version a Beta... espero que poco a poco todos hagan el cambio o ver si es posible poner los comentarios sin necesidad de tener que abrir una cuenta google. La verdad que me gustan los avances pero ojala que todos lo hagamos al mismo tiempo -poco a poco me imagino- a mi me ha resultado muy bueno este cambio, me permite manejar mejor la pagina, es rapida pero bueno, tambien entiendo que todos lo manejaran a su tiempo. En todo caso, sere paciente y por eso he habilitado el anonimo, espero sea momentaneamente ya que lo puse para evitar el tema de los comentarios con nombres clones que llegaron por aqui.

Saludos,
Aire

marvision said...

El fanatismo es de lo peor que en lo que un ser humano puede caer, porque una vez que entras en esa circulo es difícil desengancharse. Nada puede haber peor que una secta, religión, partido político, u otro aglutinador de masas, te como el coco. Una vez que te han absorbido, hacen de ti lo que quieren, como una marioneta. Formas parte de algo que se mueve al unísono, te quita la voluntad, te anula como persona y unos pocos mandan sobre las masas. NO, y mis veces no, el individuo debe unir sus ideas a proyectos y también las mentes pero el ser humano debe de ser libre para seguir su rumbo y seguir pensando, no se tener ideas cuando estas en fanatizado, solo sabes obedecerlas las que te dictan otros fanáticos que con ello pretenden imponer su propio fanatismo.
Un ser libre es aquel que se guía de su corazón, de si mismo, y puede equivocarse, pero asume que solo es él el equivocado, si acaso.
Otro beso AIRE
De marvision

giroaj said...

Hola,
Tampoco me ha dejado entrar como blogger, supongo q ahora me deja por tener gmail abierto...cosas.

El fanatismo...creo q cuando las personas necesitan ideas absolutas para poder amparar sus verdades ya armó el lío. Por poner un ej: he visto tanto a "cristianos" como a "musulmanes" ser gente excelente hasta q se habla de detreminados temas. Como si se tocara un resorte mágico, esas personas se transforman y se tornan violentas, como minimo verbalmente.

Ser radical es distinto. No conozco a nadie más radical en la historia q a Jesus. El solo hablaba para los q querían oir. Respetaba su "libre albadrio". Como decir : "yo digo : este camino lleva a...y este otro a...pero tú ves adonde quieras. Tu acierto y tu error son tuyos."

Por cierto q tanta falsa exigencia de perfección es fatal. No somos perfectos y no lo seremos nunca. Somos perfectibles, "irse haciendo mejor".
Pues es normal equivocarse - y rectificar -. Lo anormal es no tener errores y no equivocarse.
Y luego la culpa...ese sentimiento nefasto q no tiene nada q ver con la autoresponsabilidad. La gente se siente "culpable" estupidamente cuando cree q debería haberlo hacho todo bien a la primera.
Otra cosa es el "orgullo" q no quiere reconocer los errores y entonces los tapa y justifica porque le duele "verse" a sí mism@ "fe@".
Sí, me parece q todo esto tiene bastantes cosillas.

Besos AIRE.

Saludos. :)

Aire said...

Gracias a todos por sus excelentes comentarios, en realidad el fanatismo nos puede invalidar, yo pienso que todo puede ser cuestionable y en medida que uno profundiza va eligiendo con mejores herramientas lo que uno desea para uno, ningun extremo puede ser bueno..... ahora mismo estoy pensando en lo que nos acaba de aportar Giroaj y hay temas que coincido y estoy pensando sobre el tema radical... ya regresare con algo mejor para poder discutir sobre eso.
Saludos a todos y gracias por esos escelentes y ricos comentarios,
Aire

Aire said...

Bueno, tengo una buena amiga que me ha pedido una opinion mas profunda sobre el tema, que no quiere que le haga honor a mi "nick" porque necesita algo mas profundo y bueno pensandolo mas creo que no solo la hare feliz a ella sino que a mi tambien, vertiendo mi pensamiento aqui...

Respecto al tema del fanatismo alguna vez me cuestione porque determinada persona no queria cuestionarse mas sobre ir tras una religion a pesar de incluso haber sido excluida, habersele sido reclamado los famosos diezmos y quedar en la misma miseria por ayudar a los demas sin pensar en ella misma, en fin tantas cosas y asi un sinnumero de opciones y decisiones personales sin cuestionamientos porque "estan prohibidos" y como borrego seguia el resto del rebaño llegando al punto de volverse violentamente fanatica en sus actos, sin siquiera pensar en la familia que la rodeaba, mostrandose insumiza o insumisa, mostrandose irreberente e irreal, extremo de calificar a los que van en contra de sus creencias y demostrando su verdad como unica.

El fanatismo distorciona la opcion de ver la realidad por el simple hecho de rechazarla. Obstaculiza el ejercicio de la reflexion incluyendo en este varios ingredientes que uno mismo no desea considerar pero que existen. Mi pregunta es si realmente eso te da felicidad o solo es una ilusion?...esta persona se cree muy feliz asi y nos lo quiere hacer creer a todos y eso se lo deseamos pero por alguna razon mi corazon no le cree.

El fanatismo para mi es una mascara mas, un no despertar la capacidad del ser humano para hacer realidad una idea y ponerla en practica, llegando incluso a anular a la persona por el solo hecho de ir tras lo que se considera lo mas importante, lo verdadero, la alegria. No digo que todos posiblemente lo hagan concientemente, pero rescato aquellos que sabiendo lo que creen, mantienen una idea clara y propia de su propia escencia, conociendo sus fortalezas y debilidades, pero sobre todo tolerando y respetando otras creencias y deseos humanos.

Un saludo a todos,

Aire

marvision said...

Bien Aire, cualquier cosa “terrenal” que pida que lo sigamos y lo hagamos…aborrega y quita libertad y personalidad, pero muy importante “terrenal”, por ejemplo, las religiones, los partidos políticos, los grupos sociales, por ejemplo, Cabezas rapadas, punkis, negros, etc, etc…Todo lo que agrupa para un fin, todo, aborrega, anula a la persona, incluso los grupos de ayuda humanitaria, ecologistas y otros ámbitos, no gubernamentales. Con el tiempo crean una babilla que les hace sospechosos, se acomodan a un sillón y empiezan a verse como un trabajador, en vez de patearse la calle y ver (o seguir viendo) las desventajas…etc…
Me voy del tema, lo que quiero decir es que los grupos sociales aglutinan gente y esa gente se acomoda en hacer lo que dice un líder “sea quien sea” y no digo que no piensen, pero no al ritmo de la libertad de pensar y crecer cuando piensas por ti mismo, te puedes equivocar, pero con eso se cuenta y además se aprende de esa equivocación. Creo que de todo se aprende y el fanático no aprende nada “solo admite algo que le es cómodo aceptar y le han impuesto los pensamientos de otro” (cualquiera que sea la regla de esa disciplina) y la sigue y encima hace de ello su cruzada, por eso son tan terribles a veces, porque solo basan su creencia en esas reglas y hacen atrocidades.
Sin embargo si creo en una regla que es sin duda LA PERSONAL, la que dicta el corazón propio y esa nos habla “a veces” y no indica el camino, otra cosa es que lo queramos seguir o no.
Un saludo y beso Aire, de
marvision

Foton said...

No se puede razonar con
los fanáticos. Hay que
ser más fuerte que ellos.

El fanatismo consiste
en redoblar el esfuerzo,
después de haber
olvidado el fin.

El que no quiere razonar
es un fanático; el que no
sabe razonar es
un necio; el que no
se atreve razonar
es un esclavo.

La sabiduria universal nunca se equivoca.

Natinat said...

muy buen post Aire. me gusta aprender. me gustó le reflexión que hace con pocas palabras, tu último comentarista.

Besos

Natinat

marcos said...

Por eso elijo respetar a las fanaticos sea de la corriente que sean.
Centrarme en mis objetivos , trabajar en base a mis propósitos respetar las crenncias de otros y rodearme con personas productivas e interactuar con estas es uno de los caminos que tomo para vivir como me gusta hacerlo vivo CON PAZ
Saludos respetuosos.
Buen post ;-)

Águila libre said...

Hola: gracias a Dios que no soy fanática de nada, o sea, siento que soy bastante normal después de leer tu post.

Que estés muy bien.

Muchos cariños

María Paz

Pryncesazul said...

mis respetos para los fanaticos
cuidate
bye